Víctor Ch. Vargas, el mítico fotógrafo de Caretas (entrevista)

«Con la fotografía digital se puede hacer casi cualquier cosa,

pero no tiene alma propia, el negativo es el alma de la fotografía»

Foto gentileza de Víctor Ch. Vargas

Foto gentileza de Víctor Ch. Vargas

Entrevista por Dante Nishio

 

¿Cómo fue tu primer contacto con la fotografía y en qué momento decidiste que eso sería lo que harías por el resto de tu vida?

—Fue en un momento en que me encontraba en la sierra “Huancavelica” cuando aún tenía 9 años, me encontré ante un estudio fotográfico y solo entré a mirar. Es ahí cuando veo la fotografía de una ñustita con su vicuña, con el fondo del cielo muy celeste, nubes muy blancas y ella sentada al borde del cerro. No entendía como una imagen podía estar en un papel tan simple… Dije, yo voy a ser fotógrafo. Dicho sea de paso me encontraba en Huancavelica porque me escapé de mi casa con unos amigos que conocí en mi pueblo Oxapampa. Sí, fue al escaparme de mi casa a esa edad de 9 años y jamás pensé que esa escapada sería la decisión de mi vida.

El fotógrafo británico de guerra Jason P. Howe publicó en el año 2008 el libro “Colombia entre las líneas”, un excelente trabajo documental gráfico acerca de la guerra interna que libra las FARC y los grupos paramilitares del gobierno. Él dice que en este tipo de conflictos, no hay buenos ni malos, que ambas partes de alguna manera son víctimas de los gobiernos de turno, de intereses económicos y políticos. Tú que has vivido de cerca la guerra homóloga que sufrió nuestro país contra Sendero Luminoso, ¿podrías afirmar lo mismo?

—En la guerra contra sendero y el MRTA los perdedores son los que están en el medio de ambos o sea los ciudadanos comunes, los abusos son de ambas partes: del gobierno con sus paramilitares y el propio ejército, y de la parte de Sendero Luminoso también, porque al final se metieron a administrar la droga de la selva.

—¿Fue traumático el cambio al mundo digital?, ¿extrañas la fotografía analógica?

—Al principio no lo aceptaba, no podía entender que le ganaran al rollo (negativo),  hoy en día la fotografía digital ha superado en todo, tanto así que puedes tomar la foto y hacer creer que lo tomaste con un rollo, lógicamente el rollo nunca existirá (risas). Pero sí es la parte más romántica de la fotografía, el blanco y negro jamás pasará de moda; con la fotografía digital se puede hacer casi cualquier cosa,  pero no tiene alma propia, el negativo es el alma de la fotografía.

—¿Qué significa para ti Caretas, qué ha aportado o quitado a tu vida?

—Entrar a CARETAS para mí fue el sueño esperado por años,  era el Life peruano y por Caretas es que tú me estás entrevistando ahora (risas); pero también me alejé de mi familia.

—¿Qué sientes cuando te relacionan inevitablemente con Caretas, que usen a veces la denominación “El fotógrafo de Caretas”?

—La verdad, me intimida.

—Hablar de Caretas es hablar de Enrique Zileri, ¿cómo lo recuerdas, cuáles crees que eran sus principales virtudes y defectos?, ¿dónde te encontrabas ese 25 de agosto del 2014 cuando recibiste la noticia de su partida?

—Enrique Zileri es uno de los más grandes periodistas del Perú y así quedará de por vida. Era juguetón, en pocas palabras era un lobo vestido de humano y los defectos que tenía también eran buenos, era a rajatabla un demócrata, su partida fue triste para muchas personas. Me enteré de ello por una llamada a medianoche por su hija Drusila, solamente me dijo “Papá ha muerto”.

—¿Existe algún personaje público que siempre quisiste fotografiar y aún no has podido hacerlo?

—Sin soberbia he fotografiado a todos que los he tenido al frente de mí, pero jamás estuve frente a Ghandi, Mandela, Marilyn Monroe, Elvis Presley.

—¿Por qué solo Víctor Ch. Vargas?

—Mi madre fue todo para mí. Dentro de nuestra pobreza me regaló una cámara Canon, la primera en  mi mano… nunca conocí a mi padre y nunca quiso hablarme de él.  La primera fotografía en Caretas la firmé como VÍCTOR VARGAS y el jefe de fotografía me preguntó por qué así, le dije como un homenaje a mi madre. Fue Carlos Bendezú quien me dijo mejor Víctor Ch. Vargas, y así quedó.

—¿Qué carga en la mochila Víctor Ch. Vargas?

—Pastillas alprazolam y enalapril

—¿Aún conservas tu VW escarabajo?

—Ese VW se inició conmigo en Caretas, la dueña era la esposa del director, Daphne Zileri, quien la usó por un par de meses, me lo dieron prácticamente nuevo. Ese carrito también tiene su historia propia, ahí subieron Alfonso Barrantes, Belaunde Terry, el Zar de las Drogas, y bueno muchos pintores, escritoras, etc., etc.

—¿Víctor Ch. Vargas sigue siendo ese personaje polifacético, corresponsal de guerra, fotoperiodista, fotógrafo de modelos, cantante, imitador?

—Los fotógrafos somos como los jugadores de fútbol, mientras podemos correr estamos en la cancha, luego pasamos a ser técnicos y aprovecharnos de las chicas fotografiándolas; pero también somos como los bomberos, donde queman las cosas estamos ahí y para divertirnos imitamos a ser cantantes.

—¿Cómo pasa un día promedio en la vida de Víctor Ch. Vargas?

—Limpiando la arena de Pillo y Draku… mis gatos, y aparte de ser fotógrafo, cocinando en mis ratos libres.

—¿En cuál de todos los gobiernos que has vivido crees que ha habido más atentados contra la libertad de expresión?

—«Soooyyy inocennnntee», en el de Alberto Fujimori.

—«La chica Caretas» ¿De quién crees que ha sido el mejor derrière que has fotografiado hasta el momento?

—La mujer es como la manzana, de todas las formas e igual de ricas (risas).

—Si te dieran la facultad de elegir tu epitafio, ¿qué frase pondrías en tu lápida?

—A… Dios.

Nombre completo: Víctor Raúl Chacón Vargas.

Edad: 63 años.

Lugar de nacimiento: Chanchamayo, Perú.

Formación: Autodidacta.

Ocupación: Jefe de Fotografía de la Revista Caretas y Ellos & Ellas.

(Publicado en la revista Kantō número 9)

Autor: Dante Nishio

Comparte en

2 Comentarios

  1. Felicitaciones! Una entrevista que logra captar la atención y el interés de seguir leyendo. Un trabajo impecable . Que vengan muchas más.

    Responder
  2. Cada día más feliz y orgullosa de compartir la misma pasión por la fotografía y saber que una pequeña semilla puse de esto en tu corazón me hace sentir doblemente feliz. Que sigan tus logros que cada uno tuyo es de todos los que te queremos!!!

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¡ El dirigente aprista “ASESINADO”! | asesinato del aprista Rodrigo Franco (1987) - […] 29 de agosto de 1987 en la mañana, a Víctor Ch. Vargas (fotógrafo de la revista Caretas), lo llamaron diciendo…

Deja un comentario. Puedes usar tu cuenta de Facebook, escribes y solo haces clic en el ícono. ¡Gracias!

A %d blogueros les gusta esto: